· 

Un restaurante del Lago de Yojoa me desilusionó, y fue donde él me había declarado su amor.

De vez en cuando me gusta contarles mis experiencias. Y así es, ese restaurante fue parte de un momento hermoso de mi vida. Como algunos de mis bellos seguidores, ya saben esta parte de mi vida. Que fue donde el amor de mi vida me declaro su amor. Y pues ese restaurante nos alquiló un bote, y Stoica remó hasta en medio del lago que fue donde paso ese bonito momento.

10426580_10152722957277124_5959921704720445291_n.jpg

Bien, le agarre aprecio a ese lugar, muchas veces cuando iba de SPS a Tegucigalpa, lo miraba con mucha ternura y alegria. Me traía muchos bellos recuerdos.

565028_244442462_mujer-vestido-salto-contraluz-amanecer_H104921_L

Pero el restaurante no era como me imaginaba. Posiblemente nos trataron como reyes esa vez, porque le escucharon el ‘’acento’’ de extranjero a Stoica.

Bien, en una de las visitas que fui a Honduras fue en Junio 2016, quería visitar mi familia a San Pedro Sula, pues estaba en Tegucigalpa. Y quise pasar por ese restaurante, para sentir los recuerdos.

11312818_826293600772986_8142494697354693189_o.jpg

He inspirarme para seguir escribiendo mi libro. Resulta que allí me iba a encontrar con mi madre, pero se le quedo el carro una una hora antes de Yojoa. Y bueno me baje en el restaurante con unas maletas súper pesadas. Y me puse cómoda en ese restaurante. El arreglo estaba tal y como fui esa vez con Stoica, desde la terraza pude ver el majestuoso lago y las escaleras del restaurante que conducían hacia el.

1934525_963070163761995_5770519303843853247_n.jpg

11781770_855039354565077_4738869281705780343_n.jpg

El viento soplaba y mi pelo se movía tal y como sucedió esa vez.

100221_v8_isq.jpeg Moon Palace Golf & Spa Resort en CancúnÑ  http://www.moonpalacecancun.com/es/inicio

.Los rayos de sol chocaban con el lago, también tal y como paso esa vez. O sea aun aquello era hermoso, pero me estaba preocupando que por que no llegaba mi madre. Me dirigí hacia el área de cobro, para pagar un bote agua. Las empleadas tenían una cara de enojo, me atendieron mal. Una de ellas con una cara de sargento enojado, como que me odiara. No quería comprar comida, pues estaba esperando a mi madre. Iban pasando las horas, estaba escribiendo unos escritos por mientras. Miraba toda la naturaleza del lago y los juegos que estaban frente al lago,bajando las escaleras del restaurante.

11057492_854971287905217_5898920201530588355_n.jpg

Quería Internet y lo necesitaba de verdad. Quería tener comunicación, pues mi número era extranjero. No tenía crédito de saldo de Honduras.

gf_9127_475308.jpg

Cuando les pedí la contraseña del WIFI, una de las empleadas muy amargadas y de mal gusto me respondió que solo la dueña da el Internet. Yo quede asombrada ante aquella respuesta.A la media hora llego la dueña, una mujer gordita y algo orgullosa. Le pedí la contraseña y ella me dijo con una voz muy seria: Deme el celular, yo soy la que pongo el WIFI. No doy la contraseña del WIFI, solo yo soy la encargada en ponerlo.

images.jpg

Quede más asombrado el trato que me dio, peor por WIFI. Por primera vez en mi vida, en un restaurante he visto que hay que darle el celular al dueño para que te ponga contraseña de WIFI. Y la cosa que el celular es algo íntimo de uno, la señora mientras me ponía la contraseña abrió una mensaje mío por equivocación.

Llamadas del mas alla.jpg

Es obvio que lo leyó, pero da molestia que pasen cosas así. Y le de mi celular, porque no tenía otra opción, estaba desesperada en comunicarme con mi madre y saber que estaba bien. Porque si hubiese sido en otro momento, no le doy el celular y por orgullo hasta le hubiese levantado la cara y le diera la espalda.

index.jpg

Porque es una máxima tontera. Me senté y observé que la tipa ni le importaba como sus empleadas atendían. Solo veía el celular, mientras que las chicas aprovechándose que la jefa estuviera con la boca abierta. Destruyéndoles la clientela en otras palabra. Un gran dueño de un negocio y respetable es el que observa como van las cosas. No sentándote como Santa Claus y mirando cosas de menos importancia.

Mejor decidí pedir un pescado y esperar un poco más. Lo encargué y pague. Cuando van a servírmelo a mí mesa, una de las empleadas que les había caído súper mal. Me miraba con unos ojos que me daba risa por dentro. Y mientras que comía el pescado,

1601401_837791206289892_7932003598947037536_n.jpg

observaba mucho el lago, y a la par con mis grandes maletas. Ya se hacía tarde, casi las 5:00 pm y mi madre aún estaba quedada, y estaba arreglando la situación. Ya estaban barriendo las chicas de ese local y me miraban con una cara que me tenía que ir. Fui tonta que no pude cambiar unos euros, así que me quede sin dinero de Honduras. Porque si hubiese tenido, hubiese pagado un boleto de transporte. Yo seguía escribiendo en el cuaderno o inspirarme, aunque casi no estaba muy inspirada, por las caras de unas empleadas. A pura malas caras, me sacaron del lugar, aunque me salí solita, pero a veces es mejor captar miradas. En vez de ayudarme y que me escuchaban hablar que estaba desesperada, nada hicieron. Y la dueña no le quería de que prestara su celular, o que me vendiera saldo al menos. Pues con mal genio, era evidentemente obvio que me iba a negar una ayuda.

Aquel día se volvió un desastre y mire otra cara de la moneda. Entendí que aquella vez nos trataron bien porque estaba con Stoica y como es extranjero, quería dar la impresión que daban buenos servicios. Mientras que a uno que también somos hondureños no te tratan bien. ¡Qué cosas no! En vez de tratarnos a nosotros mejor y así pasa muchas veces. Queremos exaltar al extranjero o tratarlo mejor, mientras que a los de nuestro propio pueblo a veces dan mal servicio. ¿Qué diferencia hay entre un extranejero y un nativo de tal país? Nada, tiene los mismo huesos señores, los mismos organos y etc. No es que tenga celos de Stoica, ni él tiene la culpa. La culpa es que entre el mismo pueblo, no, nos tratamos bien. 

Tal vez otras personas la han pasado bien en ese restaurante, pero fue mala experiencia ese día conmigo.

Y por cierto se arreglo y llegué hacia donde estaba mi madre, gracias a conductor de mototaxi. Que la verdad Dios me lo puso en mi camino y me ayudo. En todo lugar siempre hay buenas personas que están dispuestas a ayudarte.

Like - Me gusta

Share - Compartir